Publicado el Deja un comentario

VISITA AL AUTÓDROMO NACIONALE DI MONZA. Por Oscar Filippi

Representando a los amigos de la Fundación Juan Manuel Fangio, tuvimos el privilegio de conocer el famoso Autódromo de Monza. En la visita hicimos entrega de una invitación para concurrir a un nuevo aniversario de la Fundación y Museo del Automóvil ubicado en la ciudad de Balcarce.

El Autodromo Nazionale di Monza es un autódromo situado en el parque de la villa real de Monza en las cercanías de la ciudad de Monza, región de Lombardía, Italia, unos 20 km al norte de la ciudad de Milán.

El autódromo consta de tres pistas: el trazado de 5.793 metros usado para los Grandes Premios, la pista Junior que se extiende a lo largo de 2.405 metros, y un circuito peraltado de velocidad de 4.250 metros hoy en desuso. También existe un cuarto trazado, de 10.000 metros (con las chicanes construidas si se volviera a usar mediría 10.043 metros), que es combinación del circuito de GP y del ovalo, que se usó en los primeros años de F1 en Monza.

El circuito es reconocido por albergar el Gran Premio de Italia de Fórmula 1, y se caracteriza por el alto porcentaje del trazado que los pilotos recorren con el acelerador a fondo, debido a las largas rectas. El récord actual de la pista, fue marcado por Kimi Räikkönen en el Gran Premio de Italia de 2018, con un tiempo de 1:19.119.​ Cabe destacar, que en este circuito se ha batido la velocidad máxima de un monoplaza en un Gran Premio con 372,6 km/h, durante los entrenamientos libres del Gran Premio de Italia de 2005, por el piloto Juan Pablo Montoya.

Los 1000 km de Monza es una de las carreras de resistencia más prestigiosas de Europa, luego de las 24 horas de Le Mans y junto con las carreras de idéntica longitud de Nürburgring, Silverstone y Spa-Francorchamps. Fue disputada desde 1965 hasta 1975, desde 1980 hasta 1985, y en 1987 y 1988, como parte del Campeonato Mundial de Resistencia; en 1997 y 1998 como parte del Campeonato Italiano de Gran Turismos; en 2001 como carrera puntuable del Campeonato de la FIA de Sport Prototipos; y en 2004, 2005, 2007 y 2008 como parte de la Le Mans Series. El Campeonato Mundial de Resistencia y el Campeonato de la FIA de Sport Prototipos también disputaron en Monza carreras más cortas.

El circuito, en sus diferentes versiones, ha albergado todas las temporadas de Fórmula 1 de la historia un Gran Premio, excepto en 1980. Ese año, el Gran Premio de Italia se trasladó a Imola porque en Monza se realizaron importantes obras de remodelación de las instalaciones. Imola continuaría albergando un segundo Gran Premio de Fórmula 1 en Italia ininterrumpidamente hasta 2006 bajo el nombre de “Gran Premio de San Marino”.

 

Su Historia:

La pista original fue construida entre los meses de mayo y julio de 1922 por 3500 obreros, con financiación del Milan Automobile Club, que creó la Società Incremento Automobilismo e Sport (SISA) para poder desarrollar el autódromo. Inicialmente, se utilizó un terreno de 3,4 km² con una pista de 10 km de extensión, que consistía en un trazado mixto de 5,5 km y un óvalo de 4,5 km. La pista fue inaugurada oficialmente el 3 de septiembre de 1922, y 7 días después fue sede del segundo Gran Premio de Italia.

En 1928, el Gran Premio se vio empañado por el accidente más grave del deporte automovilístico italiano, perdiéndose la vida del piloto Emilio Materassi y 27 espectadores. Debido a esto, los siguientes Grandes Premios se vieron confinados a la sección del óvalo de velocidad hasta 1932. Nuevamente se sucedieron tres muertes en 1933, tras lo cual el trazado fue modificado con el agregado de dos chicanas y la desaparición de las rectas más largas.

Entre los años 1938 y 1939 se realizaron grandes remodelaciones, incluyendo la construcción de nuevas tribunas y entradas, el reasfaltado de la pista y la creación de dos nuevas curvas. El trazado resultante, con una extensión de 6,3 km, fue utilizado hasta 1954.

Debido a la guerra, las carreras fueron suspendidas hasta 1948 y gran parte de la pista se vio deteriorada por la falta de mantenimiento. Se realizó una renovación durante dos meses, lo cual permitió que se disputara un Gran Premio el 17 de octubre. En 1955 se modernizó el trazado en su totalidad, quedando el circuito con un recorrido de 5,75 km y un óvalo de 4,25 km de alta velocidad con curvas de peralte progresivo, que combinados formaban un trazado completo de 10 km.

Los Grandes Premios de 1955, 1956, 1960 y 1961 se realizaron en Monza, pero la tragedia volvería a hacerse presente en este último caso, con la muerte en un accidente de Wolfgang von Trips y 11 espectadores. Esto hizo que se agregaran nuevas barreras de seguridad, y que la zona de reaprovisionamiento de combustible se alejara de la pista aún más. Las áreas de escape se incorporaron en las curvas en 1965 tras un accidente en la carrera de los 1000 km, pero el trazado de la pista no se volvería a modificar sino hasta el año siguiente, con el agregado de chicanas en la zona de curvas peraltadas.

El óvalo se utilizó por última vez en los 1000 km de Monza de 1969. No obstante, las altas velocidades que se alcanzaban en el trazado mixto llevaron al agregado de dos chicanas en 1972: la Curva Grande y Ascari. Las chicanes de 1972 resultaron ser muy ineficaces en la reducción de velocidades, al punto que una de ellas fue rediseñada en 1974, la otra en 1976, y la de Lesmo se agregó en ese mismo año, llevando la extensión del trazado a 5,8 km. En el año 1978 en la Fórmula 1, muere el piloto Ronnie Peterson al incendiarse su coche, luego de un fuerte choque.

Las nuevas tecnologías permitieron alcanzar nuevamente altas velocidades, por lo cual la pista debió ser modificada sustancialmente en 1979, con el agregado de pianitos, zonas de escape y barreras de cubiertas. La infraestructura fue mejorada en general, y se realizaron trabajos adicionales sobre la seguridad del circuito. Durante 1980, se rediseñaron los paddocks, boxes y tribunas.

En 1990, las tres curvas principales fueron «apretadas» para reducir velocidades, lo cual llevó la extensión del trazado a 5,77 km. En el año 1997, las tribunas se modificaron para llevar su capacidad a 51.000 espectadores.

En el año 2000 las dos primeras chicanes fueron removidas y reemplazadas por una sola chicane derecha-izquierda, y la Curva Grande fue renovada y rebautizada como Curva del Biassono.

En el 2006, después del Gran Premio de Fórmula 1, el alemán Michael Schumacher anunció que se iba a retirar a fin de temporada.

En el 2008 el alemán Sebastian Vettel logró ser el piloto más joven en conseguir la pole position y ganar un Gran Premio de Fórmula 1.

“Juan Manuel Fangio es Monza”:

Con estas palabras nos recibieron en las oficinas de administración del circuito. Sucede que, nuestro “Quíntuple” Campeón Mundial de F1, ganó durante tres años consecutivos, en 1953 con la marca italiana Maserati, en 1954 y 1955, con Mercedes Benz.

El “start point” donde comienzan las visitas programadas al circuito para la enorme cantidad de turistas de todo el mundo, se encuentra la estatua a tamaño natural de Juan Manuel Fangio, provista por Mercedes Benz, de él con la MB W-196.

También nos recordaron que, en la edición de 1976 del Grand Prix de Italia, otro argentino, Carlos Alberto Reutemann, hizo su debut en el Equipo Ferrari de F1.

Con la entrega de un libro con la historia completa del Circuito de Monza para la biblioteca de la Fundación Juan Manuel Fangio, finalizó esa maravillosa visita.

Deja un comentario