Publicado el 2 comentarios

Nuestro Torino 380 Grabofón. Por Miss Daisy. (Décima entrega).

En 1968, estaba en Buenos Aires haciendo el primer año de  Medicina de la Universidad del Salvador y en una de sus visitas, mi papá, que aún vivía en Formosa, apareció con un Torino 300 S. Entonces lo vi como  un sedán muy cómodo  y moderno, que además estaba en consonancia con el furor que había por los Torino. Aunque se vendió pronto, siempre me quedó el recuerdo del auto.

Muchos años más tarde volvería a encontrarme con uno de ellos, pero ya más tentada por el modelo más emblemático: el 380 W.

1.jpg

Torino 380 W

El IKA Torino 380 W ha sido desde su introducción en 1967 un auto “de culto”, tal vez el más deseable de los todos los autos producidos en la Argentina. La impresionante batería de tres carburadores Weber alimentaba sus 175 caballos que lo impulsaban de 0 a 80 Km/h en 7 segundos, alcanzando casi los 200 Km/h de velocidad máxima.

2.jpg

Perfil con las molduras y emblemas 380 W

3.jpg

Torino 380 W

En 1992 ,   nuestro amigo Guillermo Tessi anunció: “En San Fernando hay en venta un Torino 380 W en perfecto estado y muy barato. Tenemos que ir a verlo”

Lo fuimos a ver y, a través del cerco, el Torino gris metalizado parecía perfecto, la “W” al lado del “380”.

Apareció el dueño y cuando le preguntamos si era un verdadero “380 W”, contestó muy orgulloso: “No, es un modelo especial que hacía el concesionario Donati Hnos.”

Efectivamente, lo que habíamos tomado por una “W”, en realidad era una pequeña “coronita”. De tres puntas, cromada, del mismo tamaño… Que casualidad que el emblema de Grabofón se pareciera tanto a una “W”!

Así nos enteramos que era un Torino 380 Grabofón de 1969.

La respuesta del concesionario IKA Donati Hnos. al Comahue de Lutteral y el Tiwle de Winograd. Muy pocos detalles mejorados y el atractivo fundamental: un equipo de sonido especial, encerrado en una consola bajo el tablero, que integraba radio, grabador y reproductor de cassettes, micrófono para usar como dictáfono o megáfono y parlantes especiales.

Para 1969 todo eso era tecnología electrónica de punta!

Aunque no era un 380 W, el auto estaba muy bien y lo compramos.

Lo tuvimos unos pocos años hasta que se lo vendimos a nuestro amigo Horacio Casares como regalo para su hijo.

4

Nuestro Torino Grabofón frente a nuestra casa en construcción en la calle Arias.

Lo reemplazamos por un Fiat 2300 de 1961 que había pertenecido a la Nunciatura, auto que extrañamos y que desearíamos volver a tener, tanto como al engañoso Grabofón.

2 comentarios en “Nuestro Torino 380 Grabofón. Por Miss Daisy. (Décima entrega).

  1. Me ha recordado la película de Clint Eastwood «Gran Torino», aunque el auto no fuera el mismo

    1. Gran película. Una de nuestras favoritas.

Deja un comentario