Publicado el 3 comentarios

Mi vida llena de autos. Mercedes. Por Miss Daisy. (Decimoquinta entrega).

Si  Rolls Royce me hizo sentir reina dos veces, Mercedes me hizo sentir segura siempre.  Es El Auto.

Desde el primer día hasta hoy, siempre tuvimos uno o dos o tres Mercedes en nuestro garage.

Media docena de antiguos Mercedes Benz: 220 SE de 1964, 190 de 1965, 280 SE de 1968, 280 CE de 1979, 280 SLC de 1980. Además de 190 E 2.3 de 1988, C220 de 1995, A 160 de 2005  y C200 de 2010.  Nuestro hijo Juan Ignacio se desplaza a diario, en su Mercedes Benz 230 E de 1980.  Todos cómodos, seguros y confiables.

1

Alte Kameraden

2Mercedes Benz 280 SLC en el CAS

3

Mercedes Benz 220 SE

4

Mercedes Benz 280 SE

5

Mercedes Benz 190

6

Mercedes Benz 280 CE

7

Mercedes Benz C 220

Hay una verdadera magia en los Mercedes. La compañía Daimler Benz es la empresa fabricante de automóviles más antigua del mundo y sus productos están siempre entre los más elegantes y eficientes.

Para muchos, todo Mercedes Benz representa lo máximo en la moderna tecnología, la solución ideal para una ecuación de diseño cuyas variables son velocidad, confort y confiabilidad.

La historia de Mercedes Benz comienza con Carl Benz – considerado por muchos el padre del automóvil- quien produjo su primer triciclo motorizado en 1885.  Pero fue Frau Benz quien produjo la primera operación de marketing para el automóvil, en tiempos en que sólo unos pocos excéntricos estaban potencialmente interesados en adquirirlo.

8

Berta Benz

Nacida en 1849, Berta Benz era acaudalada y su familia había patrocinado el trabajo de Carl.  Ella siempre había apoyado a su marido en el trabajo de éste con el automóvil y estaba familiarizada con el diseño y la técnica que había incorporado. Pero fundamentalmente sostenía que para alcanzar el éxito comercial, la gente debía realmente ver como el nuevo invento funcionaba. Sabía que su esposo, un poco depresivo y muy perfeccionista, dejaría pasar mucho tiempo hasta intentar algo más que breves recorridos de prueba.

Así es que, un día de 1888 Berta tomó aquel coche sin consultar con su marido y junto a sus dos hijos – Eugen y Richard, de catorce y quince años de edad – se fue a visitar a su mamá que vivía en Pforzheim, a poco más de cien kilómetros de Mannheim. Antes que Carl se despertara, Berta y sus dos hijos empujaron el triciclo hasta que arrancó y partieron.

Dejó una carta: “¡Buen día querido!  Espero que hayas dormido bien. Llevo a los chicos a visitar a Nana Ringer – están tan entusiasmados. Regresaremos en un par de días.  Hay una larga tira de salchichas colgada en la casa porque, tu sabes, somos alemanes, así que arréglate!  Con amor, Bertie”

9

El auto de Berta

10

¡Esas eran mujeres!   Pero, como era de esperar las dificultades abundaron.  Berta tuvo que planificar su ruta para pasar por varias farmacias donde pudiera adquirir bencina –  que en aquél tiempo sólo se vendía como limpiador o diluyente.   En el camino, un herrero tuvo que repararle la cadena de transmisión y un zapatero agregó cuero a sus zapatas de frenos para mejorar su rendimiento.  Otras reparaciones las hizo ella misma: destapó una cañería de combustible bloqueada con un largo alfiler de sombrero y también  improvisó aislante con una liga de sus medias, para proteger un cable de encendido.

Pero lo logró!  Visitaron a la abuela y regresaron.

Pronto todo el mundo hablaba del primer viaje en automóvil con el increíble Benz Patent Motorwagen.

Ese mismo año 1888, Gottlieb Daimler fundaba la empresa que años después, en 1926 se fusionaría con la de Benz . Uno de los más apasionados admiradores de Daimler era Emil Jellinek quien, al incorporarse al directorio de la empresa insistió en que la sensacional nueva línea de autos de carrera que desarrollaban, llevara el nombre de su hija de diez años: Mercedes.  Otra mujer…

11

Mercedes Jellinek

 

 

3 comentarios en “Mi vida llena de autos. Mercedes. Por Miss Daisy. (Decimoquinta entrega).

  1. En España los Mercedes siguen siendo un producto para gente acaudalada

    1. Por estas tierras también.

  2. Yo creía que el nombre Mercedes venía de la hija de un vendedor de autos Benz, evidentemente estaba equivocado

Deja un comentario