Publicado el Deja un comentario

Mi vida llena de autos . La coupé Fiat 1500. El C.A.C. Por Miss Daisy. (Séptima entrega).

Mi amigo continuó con su relato:

“En 1969 ya había convencido a mi papá de la indudable conveniencia de adquirir una Fiat 1500 Coupé.

 1.jpg

Fiat x 2: con 527 S y Coupé 1500

Ese año fue importante, no sólo por los proyectos del Cord y del Fiat sino por mi primera aproximación al Club de Automóviles Clásicos.

La institución, fundada en 1965 por un grupo de entusiastas inspirados por Roberto “Bitito” Mieres y liderados por el Arq. Nicolás Dellepiane organizó en 1969 el I Salón del Automóvil Clásico.  En las instalaciones de la Sociedad Rural, en el marco de la exposición del Confort, el club reunió un interesante número de autos de colección que incluía desde Ford T y A, hasta ejemplares de Bugatti, Bentley o Rolls Royce.

2.jpg

1er Salón 1969

Mis amigos y yo quedamos maravillados y pronto pudimos conocer a personajes inolvidables que adopté como mis maestros.

En el Club – que frecuenté desde 1970 – conocí no sólo a los nombrados Mieres y Dellepiane. También estaban Carlos “Cachito” Pieres – quien me firmó la Solicitud de Ingreso junto a Alberto O’Connor – Rodolfo Magnasco, Tito Dillon, Lucio Bollaert, James McCloud, Pablo Napoli, Egon Rosarios, Eduardo Irigaray, Ricardo Alexander, Jorge Macome y Rodolfo Iriarte.

Entre los más jóvenes recuerdo a Lorenzo Barra, Guillermo Vago, Manuel “Manolito” Ordoñez, Roberto Senerchia, Jorge Barraco y los hijos del Arq. Dellepiane. Todos se convirtieron en amigos entrañables.

En 1971, en el II Salón del Automóvil Clásico, tuve la osadía de presentar mi Fiat 1934, terminado a las apuradas con una restauración que admito bastante chapucera.

3.jpg

Fiat 527 S

Poco después, Rodolfo Iriarte me vendió una Cisitalia 202 Coupé Pininfarina, de 1948.”

4.jpg

Cisitalia 202

A esta altura del relato pregunté: – De qué color era la Coupé Fiat 1500?

Rápidamente me contestó: -“Dorada”.

Le dije: – “ Entonces por esa época yo ya te conocía”

Es que por 1972 mi amigo también concurría a la Universidad del Salvador.

Yo estaba en mis 20s y en el quinto año de la carrera de Medicina que se cursaba ( como todo en esa época)  en el Colegio del Salvador, en la calle Callao. Como cualquier veinteañera que se precie, tenía un amor platónico, un compañero, al que detectaba por su Coupé Fiat 1500 dorada. Pero más de una vez el conductor de la Coupé Fiat 1500 dorada no era mi compañero sino otro, posiblemente quien sería mi marido.

Me pareció entonces que había sucedido una especie de regreso al futuro, un rulo del destino.

5.jpg

 

Deja un comentario