Mi vida llena de autos. El Ford A. Por Miss Daisy. (Décimo tercera entrega).

Entre tantos autos viejos, algunos grandes y otros chicos, muchos más o menos deportivos, a veces lujosos pero siempre interesantes, no podíamos resistirnos a la tentación del Ford A.

El Ford A es la felicidad del amante de los autos viejos: por el atractivo estético de su apariencia anticuada, barato para comprarlo, simple de reparar, fácil de encontrar repuestos, económico para mantener, ágil en el tránsito y veloz en la ruta.

1.jpg

Ford A Roadster De Luxe 1931

La forma del Ford A es una verdadera belleza por su simplicidad funcional que alcanza para definirlo casi como un auto sport.

2

Ford A  Roadster De Luxe 1931

3

4.jpgEl creador: Edsel Ford con su padre Henry Ford.

Encontramos un Ford A Roadster De Luxe 1931, que  inmediatamente nos conquistó.  Si con el Abarth Riviera teníamos el auto del ratón Mickey, con el roadster ’31 teníamos el auto del pato Donald, sólo faltaban los sobrinitos en el “rumble seat”.  Inmediatamente lo pusimos en las manos de nuestro amigo Norberto “Coco “ Chiappe, para su restauración completa.

5.jpg

Nuestro Ford A en restauración.

Quedó muy lindo y funcionó siempre muy bien.

6.jpg

Nuestro Ford A  terminado frente a nuestra casa de la Calle Arias


Deja un comentario