Publicado el 2 comentarios

Mi Fiat 600. Por Miss Daisy. (Primera entrega).

Cuando me recibí de médica, papá me regaló un Fiat 600. Color celeste cielo, 1974.Lo estrené recién en Julio de 1975.

Entonces era residente de Clínica Médica en el Instituto Modelo del Hospital Guillermo Rawson. Había comenzado en mayo, pero no me decidía a usar el auto por inseguridad. No confiaba en mis habilidades de manejo y lo veía como una complicación.

Ante la insistencia de papá, un día de Julio de 1975 me decidí a ir al hospital en el auto. Lo estacioné en un sector del boulevard que estaba frente al Rawson, donde se ponían los autos a 45 grados.

Trabajé todo el día. Terminé a las 8 de la noche y corrí hacia mi autito. Había quedado solo en el boulevard. Le di arranque, y nada… varias veces… no respondía. Confirmaba que el auto era una complicación.

Tiempos sin celulares, fui hasta el bar de enfrente del hospital y llamé a papá. Cuando le dije que el auto no arrancaba, me indicó que abriera el capó e intentara ver qué pasaba. A pesar de estar segura de lo inútil de esa acción en mi caso, hice lo que me ordenaron y por supuesto no me di cuenta de nada. Pero observé desprolijidad y mucho olor a nafta.

Logré que unos transeúntes me ayudaran a empujarlo hasta una estación de servicio, donde lo revisaron y risueñamente me dijeron.: “Le falta el carburador y el distribuidor”.

Comprendí que un auto no es una complicación sino una responsabilidad. Hay que conocerlo, amarlo y mimarlo (no dejándolo en la calle).

Pude averiguar que:

 El Fiat 600 fue presentado en el Salón de Ginebra de 1955.

En su versión inicial, su motor de sólo 633 cm3 proporcionaba módicos 28,5 HP SAE.

Las puertas eran del tipo «suicidas», con las bisagras en la parte trasera.

En 1959, FIAT comenzó su fabricación en la Argentina junto al 1100.

Velocidad Fiat 600.jpg

Tuvo inmediato éxito como auto de iniciación para jóvenes usuarios sin experiencia ( como yo)

Es que su tamaño pequeño, tanto como su mecánica sencilla y robusta, permitían un uso muy económico.

Era económico por su bajo precio de compra tanto como por su mantenimiento y funcionamiento

Pero «La Bolita» era también agradable de manejar, veloz y maniobrable.

La categoría de Fiat 600 animaba reñidas competencias en el autódromo.

Fiat 600 carreras.jpg

Esas divertidas carreras, sirvieron de iniciación a muchos futuros pilotos en categorías mayores.

El auto de nuestra historia era un Fiat 600 R de 1974.

publicidad fiat 600.jpg

Tantos años de producción en la Argentina lo habían ido perfeccionando.

Su cilindrada ya había subido a 797 cm3 y su potencia a 36 HP SAE

Las puertas eran con bisagras adelante, más seguras.

Llantas ensanchadas y ventiladas.

Tapizado en cuerina negra y techo acolchado.

Volante «deportivo» de dos rayos cromados y pulsador central de bocina.

En fin, el autito seguía siendo chico, pero había crecido en comodidad y practicidad.

Desde aquel Julio de 1975 disfruté de todas estas características y nunca más lo dejé en la calle.

La Medicina te puede ofrecer días muy duros. Pero cuando al final de las jornadas subía a mi fitito, sentía una especie de protección celestial. Y cuando lo manejaba confiaba en que podía tomar el control y ser libre.

Sin darme cuenta, ese pequeño amigo me estaba ayudando en el proceso de volverme adulta.

2 comentarios en “Mi Fiat 600. Por Miss Daisy. (Primera entrega).

  1. El «600», en España lo fabricó SEAT con licencia FIAT hasta 1973. Fue el coche que las clases populares más compraron, hasta que salieron el SEAT127 y el Renault R5

    1. Como siempre un gusto recibir sus comentarios en nuestro sitio. Agradecemos mucho que nos siga.

Deja un comentario