El Willys 1938. Por Enrique Escobar Tonazzi.

El nombre Willys nos suena familiar cuando lo relacionamos con el célebre Jeep de la Segunda Guerra Mundial y sus derivados hasta el día de hoy.

Pero la Willys Overland y su sucesora la Willys Corporation, producían automóviles, en Toledo, Ohio, desde 1914.

Hacia 1933, el Willys 77, de cuatro cilindros y sólo 48 HP, alcanzaba los 120 kph y se convertía en uno de los favoritos en las carreras del Automobile Racing Club of America, compitiendo exitosamente contra Bugattis, Amilcars y MGs.

Mientras tanto, un sedan Willys standard corría durante 24 horas en el lago seco de Muroc, a una velocidad promedio de 105 kph.

32819564_990448151129335_5603264671378309120_n

Por eso, no fue extraño que en los años sesenta, el Willys liviano y aerodinámico, ahora equipado con grandes motores V8, se convirtió en favorito de los constructores de Hot Rods.

En los Estados Unidos, se entienden como “hot-rodding” todas las actividades deportivas practicadas con automóviles modificados que suelen clasificarse en “Stock cars”, “Hot Rods”  y “Dragsters”.

El hot rodding estuvo siempre reglamentado por la National Hot Rod Association que reconoce nada menos que 8 grupos principales y 76 subclases.

Las competencias consisten en pruebas de aceleración contra reloj, disputadas sobre un cuarto de milla (402 metros) y partiendo del reposo.  En ellas interviene al mismo tiempo dos máquinas pertenecientes a la misma subclase de un grupo. La largada se realiza mediante la luz roja, amarilla y verde de un semáforo que recuerda el origen ilegal y callejero de estas competencias.

Algunas de las combinaciones más populares del hot rodding, incluyen los chasis de Ford A con sus carrocerías modificadas para bajar la altura, los Ford V8 de 1932, la carrocería de Fiat Topolino real o reproducida en fibra y las cupés Willys de entre 1935 y 1941, todos impulsados por grandes motores V8 con y sin compresor.

Durante los años sesenta, la cupé Willys fue sinónimo de dragster, con grandes motores y poco peso.  La prestigiosa Hot Rod Magazine la reconoció como: “El más famoso dragster de todos los tiempos”.

 

Especialmente en la categoría “Gasser”, que utiliza motores a gasolina, en lugar de metanol o nitrometano y permite el uso de carrocerías cerradas de modelos de producción entre los 30s a mediados de los 60s, alivianados con paneles en fiberglas. 

¿Willys en VENTA?

Un famoso exponente de esta categoría es la cupé Willys 1941 de Stone, Woods y Cook reproducida en el exquisito modelo plástico de Monogram en escala 1:25.


Deja un comentario