Publicado el Deja un comentario

Cisitalia 202 Pininfarina de 1946. Por Enrique Escobar Tonazzi.

En 1971, tenía 24 años y el auto más lindo del mundo.

A cambio de mis modestos ahorros, mi amigo Rodolfo Iriarte me había vendido una Cisitalia 202 Pininfarina, de 1948.

cisi-2El legendario modelo que – años antes –  había sido definido como “escultura rodante”.

En 1946, el reconocido deportista y empresario italiano Piero Dusio, fundó en Milán el Consorcio Industriale Sportivo Italia o Cisitalia. La fabricación de bicicletas de carrera con tubos de acero dio la base para incursionar en el automovilismo con el chasis tubular de la Cisitalia Monoposto D 46 equipada con mecánica derivada de Fiat 1100.

El paso siguiente fue un chasis tubular biposto para carreras de autos sport y finalmente una cupé Gran Turismo cuya carrocería encomendó a Pininfarina.

Alfredo Vignale, que en aquel tiempo trabajaba para Pininfarina, diseñó la innovadora carrocería.  El trabajo de Vignale tanto agradó a Piero Dusio, que lo premió con una suma en efectivo lo suficientemente importante como para ayudarlo a independizarse y crear poco después su propia empresa.

Cisitalia 202

Adelantada a su tiempo, la obra maestra de Pininfarina era baja y aerodinámica como nada que se hubiera visto antes, con los guardabarros delanteros más altos que el capó.

Se produjeron 170 ejemplares, fuera de serie, íntegramente hechos a mano en los talleres de Pininfarina, Stabilimenti Farina y Vignale, que trasladaban las matrices de una planta a otra para cumplir con la demanda.

La consagración europea llegó cuando la 202 fue presentada en el Concurso de Elegancia de Villa d’Este, en Como, en 1946.   Pero la consagración mundial tuvo lugar en la primera exhibición de autos, en el MOMA, el Museo de Arte Moderno de New York, en 1951.san_antonio_de_areco_1972_073_1024x700.jpg

La muestra se llamó “Eight Automobiles”, presentando un Mercedes Benz SS de 1930, un Bentley carrozado por James Young de 1939, un Cord 812 Beverly Sedan de 1937, un Talbot Lago carrocería Figoni de 1939, un MG TC de 1948, un Lincoln Continental cupé de 1941, un Jeep Willys de 1951 y la Cisitalia 202.

Todos los modelos remitían a lo mejor de la historia pasada del automóvil pero la sensación entre el público de New York fue el diseño futurista de la Cisitalia.

Terminada la exhibición todos los autos abandonaron el museo pero el MOMA recuperó la Cisitalia algún tiempo después y la incorporó como el único ejemplar de automóvil en su colección permanente.

lujan_09.1972_058_1024x672

En 1971, mi Cisitalia era para la mayoría de la gente, sólo un auto viejo.  Todavía éramos unos pocos locos los que nos emocionábamos con ellos.  Por eso, un estudiante de 24 años podía tener el auto más lindo del mundo y hasta correr algunas carreras de autos sport.

Ahora, 46 años después, no se imaginan cuanto lamento no haberla conservado.

Enrique Escobar Tonazzi

Deja un comentario