Alfredo de la María me cambió una acuarela original por un dibujo de cuando tenía 12 años. Por Juan Ignacio Escobar Tosi.

Alfredo de la María fue responsable, tal vez sin imaginárselo, de uno de los días mas felices de mi infancia y posiblemente de mi vida. Yo tenía 12 años, aun no había ingresado al Liceo Militar y los autos clásicos formaban gran parte de mi vida gracias a papá. Era una situación diaria, y es creo el principal punto de afinidad con mi padre. ( Aunque también le gustan los aviones, relojes, cámaras, en fin a quien engaño, tengo todos los mismos gustos y lo admiro).

Pero volvamos a la increíble historia, que solo le puede suceder a un niño que con inocencia y sin frenos puede sin esperar nada a cambio hacer algo muy lindo y llevarse una sorpresa. Alrededor de 1998 mis padres, apasionados de los autos clásicos adquirieron algunos óleos originales del renombrado pintor. Los mismos se habían sumado a una tempera original de una bugatti Type 57S publicada años antes en la revista Automundo, que nos había regalado nuestro amigo Jorge Macome. Esta témpera adornó siempre nuestra sala de estar, arriba de la chimenea.

Quien escribe, de niño. Foto sacada por papá , que buenos viejos tiempos!
Quien escribe, de niño. Foto sacada por papá , que buenos viejos tiempos!

Yo no podía evitar entusiasmarme con estas obras, el movimiento, la velocidad y la precisión de las mismas, me fascinaban y traté en la medida de lo posible de dibujar una Bugatti Gran Prix siguiendo el estilo del artista. ( Aunque lo hice en lápiz con sombreados.) Debo decir, humildad aparte, que me había quedado bastante linda.

Y así tuve la osadía de por medio de su representante, enviarsela como regalo a Alfredo de la Maria.

Enorme fue la sorpresa de todos, cuando, poco tiempo despues llegó la respuesta del artista. ¡Una acuarela original de otra Bugatti, que ya había sido publicada en Road & Track!.

 3

No lo podía creer. Un chico de 12 años, un dibujo, y un artista reconocido. ¡Era una historia digna de ser contada en una película! Realmente no se si Alfredo se acordará de esa situación, pero definitivamente dejó una marca muy fuerte, grabada a fuego. Hoy con mis 30 años, cada tanto dibujo algo, y cuando siento que no me sale, me acuerdo de esta historia, y definitivamente me ayuda a inspirarme. Posiblemente por eso , casi siempre dibujo Bugattis, incluso en mis apuntes de facultad, cursos aeronáuticos o en el pasado en mi tiempo libre en el Liceo.

¨Querido Juan Ignacio, Te propongo un cambio: Este Bugatti del Salón de Paris ( Un poco viejo y publicado en Road & Track) por tu dibujo del Bugatti 35- Afectuosamente- Alfredo 11/12/98
¨Querido Juan Ignacio, Te propongo un cambio: Este Bugatti del Salón de Paris ( Un poco viejo y publicado en Road & Track) por tu dibujo del Bugatti 35- Afectuosamente- Alfredo 11/12/98
Uno de los dibujos que hago para pasar el rato.
Uno de los dibujos que hago para pasar el rato.

 Hablando de Road & Track, parece que la revista estaba muy interesada en uno de nuestros oleos: la llegada de la Copa Vandebilt de 1937 con Bern Rosemeyer y su Auto Union. Papá recibió una carta del famoso William Motta, Art Editor Emeritus de la famosa revista norteamericana, pidiéndole autorización para llevarse el cuadro por un solo día y fotografiarlo. El cuadro fue retirado y reintegrado sin inconvenientes y tuvimos el orgullo de verlo poco después reproducido, nada menos que en las páginas de Road & Track.

El óleo en la revista Road & Track
El óleo en la revista Road & Track

 Alfredo de la María realmente me hizo muy feliz, y hoy en día , 18 años mas tarde, esa acuarela es una de mis posesiones mas queridas, lo tengo colgado en el departamento, donde cada vez que necesito inspirarme, levantarme, o motivarme, me paro frente a el, a un metro y medio de distancia y miro, aprecio cada uno de sus trazos y cuando necesito volver a mi niñez, leo su dedicatoria especial. Estoy muy agradecido. Fue protagonista, en una de las historias mas memorables de mi vida. Definitivamente el arte de Alfredo de la María es una excelente manera de recordar aquellos buenos viejos tiempos.

7.jpg

Por Juan Ignacio Escobar Tosi.

 


Deja un comentario