Publicado el 1 comentario

Alfasud. Enrique Escobar Tonazzi.

Alfasud es tanto el nombre de la planta de Alfa Romeo en el sur de Italia, como del primer automóvil construido en ella.
El emprendimiento de Alfa Romeo, destinado a promover la industrialización del “Mezzogiorno” italiano, aprovechó las instalaciones de un aeropuerto en desuso, que formaba parte de su complejo de fábricas aeronáuticas para la construcción y el mantenimiento de motores jet.

Cubriendo una extensión de 2.500.000 m2, las construcciones comenzaron en agosto 1969 y además de las instalaciones industriales propiamente dichas, incluyen una pista de pruebas de 7 km.
Diseñada para una producción diaria de 1000 vehículos, la planta en Pomigliano d’Arco, cerca de Nápoles, en 1972 ya empleaba 10.200 personas.

Un equipo de diseñadores – completamente independientes del departamento de diseño de Alfa Romeo – liderados por el Ing. Hruska, concibió el Alfasud., presentado en el Salón de Turín de 1971.

Se trataba de un automóvil compacto, con tracción delantera y un motor boxer de cuatro cilindros. Todo muy diferente al diseño tradicional Alfa Romeo. Los discos de frenos, a la salida de los semiejes delanteros con su propio doble circuito independiente. Ambos árboles de levas en las culatas, con dos levas para cada válvula y estas regulables por medio de una llave hexagonal en orificios especiales en el mismo árbol de levas.

 

Las carrocerías muy aerodinámicas, fueron diseñadas por el famoso estilista Giorgio Giugiaro en su empresa Ital-Design. Las versiones Ti, con dos puertas y motor de 1300 cm3 acompañadas por la deportiva cupé Alfasud Sprint, el tope de la línea, con motor de 1500 cm3.

La producción de Alfasud, alcanzó para 1988 casi un millón de ejemplares, de los cuales 121.184 fueron Sprint.

*** En «Clásicos en venta»  está publicada la unidad de las fotos. 

Alfa Romeo Sprint 1979 1500cc (Alfasud)

1 comentario en “Alfasud. Enrique Escobar Tonazzi.

  1. De pequeño siempre decía que mi primer coche sería un Alfa «Romero», pero cuando fue el momento mi poder adquisitivo no me daba para un Alfa, después pasaron los años y mi afición derivó al 4×4, con lo cual el Alfa ha quedado en el recuerdo

Deja un comentario