Publicado el Deja un comentario

2019, a medio siglo del I Salón del Automóvil Clásico, 1969. Enrique Escobar Tonazzi

Durante más de medio siglo – a partir de su fundación hace 54 años – el Club de Automóviles Clásicos de la República Argentina, es la institución más importante, con prestigio y representación internacional, dedicada a disfrutar, compartir y preservar en nuestro país, los mejores ejemplares de automóviles clásicos.

Maserati 1940

Tan temprano desarrollo del automovilismo histórico, en nuestro país, se debió a una afortunada conjunción de razones económicas, culturales y deportivas, únicas en nuestra región geográfica.  Así, los aficionados pudieron atesorar un número importante de expresiones de la más alta calidad, de esas máquinas que ya comenzábamos a apreciar como verdaderas obras de arte, dignas de preservar y coleccionar.

Buick 1910

Ya en 1969, el Club de Automóviles Clásicos, consciente de su novedosa responsabilidad, se dispuso a organizar una serie de exposiciones bianuales, para mostrar al público el fruto de la dedicación de los entusiastas que aglutinaba.  Pero se deseaba apartar al automóvil histórico del entorno carnavalesco que había contaminado eventos anteriores, evitando el payasesco uso de disfraces, el exceso de indiscretos carteles publicitarios y aquellas ruidosas bandas de jazz.

Bentley 1928

Entre el 24 de octubre y el 18 de noviembre de 1969, se desarrolló en el predio de la Sociedad Rural, en Palermo, una muestra auspiciada por la Cámara de Comerciantes de Artefactos del Hogar.  Denominada “Confort I”, reunía características apropiadas para incorporar un I Salón del Automóvil Clásico.  Novedoso proyecto y nada fácil, que requirió el todo el entusiasmo que caracterizaba al presidente del Club, el Arquitecto Nicolás Dellepiane, sumado a la prolija dedicación de su vicepresidente Carlos Pieres.

Bentley 1937

Se asignó al I Salón del Automóvil Clásico, el pabellón Aberdeen Angus.  Nada más que un galpón metálico, pequeño y bastante alejado de las principales atracciones pero capaz de alojar muy bien 38 autos bien presentados.

Delahaye 1937

Aquel primer Salón fue todo un éxito y atrajo un importante número de entusiastas que – en muchos casos – visitaban la muestra Confort I con el único propósito de ver el Salón.

Ford «T»

Recuerdo haber escuchado al pasar un joven visitante que decía a sus acompañantes: “Vamos allá atrás, que hay una exposición de autos usados (¡) “  El concepto de auto clásico aún no se había arraigado pero el interés ya se despertaba.

Horch 1938

Yo cumplía 23 años y fanatizado por el automovilismo histórico, visitaba aquel galpón casi todos los días.  Para llegar caminaba siempre rápidamente, casi sin prestar atención a los stands de Confort I, hasta el lugar donde se exhibían los autos.

Casi siempre acompañado por mis amigos Eduardo y Emilio, tuve en aquél Salón mi primer contacto con mi tan querido club.   Allí conocí a algunos de los que serían más adelante amigos entrañables, a los que me acercaba entonces con reverencia y admiración.  Un año después me convertía en el socio más joven del Club de Automóviles Clásicos, cuando ya se preparaba Confort II y el II Salón del Automóvil Clásico de 1971, mucho más ambicioso.

Enrique Escobar Tonazzi

Los autos del I Salón.

Alfa Romeo 1930               
Aston Martin 1950
BMW 1938
Morris Oxford, un Ford T y un Fiat 1924.
Bugatti 1926
Cadillac 1928
Cisitalia 1947
Delahaye 1937
Fiat 1924
Fiat 1928
Hispano Suiza (chasis) 1926
Hispano Suiza 1927
Lancia 1928
Lagonda 1937
Ford «A» y Ford «T»
Stutz 1930 y Packard 1929
Renault 1911 y Rolls Royce 1920
Rolls Royce 1938
SS Jaguar 1938
Vauxhall 1927
Bugatti 1927
B.S.A. 1912

Enrique Escobar Tonazzi

Deja un comentario